Ayudando a un Amigo: Qué Decir Cuando No Sabe Qué Decir

Por Eva Shaw, Ph.D.

 

Un amigo o amiga le llama para decirle que ha ocurrido una muerte. Tal vez lo vea en el periódico o lo haya escuchado de un colega. Alguien en su comunidad, un amigo mutuo o uno de los miembros de su templo ha fallecido.


Hay un servicio planeado y sabe que debería ir. Pero está pensando en no hacerlo porque, francamente, no sabe qué decir y definitivamente no sabe qué hacer. Se siente triste y peor, se sientes mal.

No se sienta inadecuado. Después de que ha ocurrido una muerte, nuestros corazones quieren estar con los sobrevivientes y compartir este momento de tristeza. Pero mientras nuestros corazones quieren ayudar, nuestras "cabezas" carecen de las palabras o formas de expresar nuestras penas.

Pocas personas son buenas para expresar y enfrentar el dolor. No es su culpa. No puede practicar los sentimientos de pérdida antes de tiempo. La experiencia con una muerte anterior no cuenta ya que cada muerte nos afecta de una forma única.

Estas recomendaciones lo ayudarán a expresar sus sentimientos con palabras y acciones. Con estas ideas también vienen algunas precauciones.

Llamar, escribir una nota o visitar

Sea un adulto, incluso si no se siente como tal, y tan pronto como se entere de la muerte, llame, escriba una nota o visite a los sobrevivientes. Olvídese de ser elocuente. Simplemente diga lo que está en su corazón. Sus sentimientos estarán escritos en su rostro y serán escuchados en su voz.

Qué decir y qué no decir

"El tiempo cura todas las heridas". "Tendrá otros hijos". "Está en un mejor lugar". Antes de expresar algo, póngase en los zapatos del sobreviviente. Mientras que el dolor de una abuela se ha ido, el sobreviviente puede no tomar bien que esta querida dama está "mejor" muerta. Del mismo modo, los padres de un niño, incluso un no nacido que ha fallecido, pueden reaccionar negativamente si se deduce que una preciosa pequeña vida no importa. El comentario de "él está en un lugar mejor" puede herir a los sobrevivientes. El único lugar "mejor" podría estar cerca del sobreviviente, sentado en su sillón reclinable y viendo las noticias de la noche.

Un simple "Por favor, acepte mis condolencias" siempre es apropiado. No diga: "Sé cómo se siente". No puede saber cómo se sienten los demás cuando están en duelo, incluso si usted ha sufrido una pérdida significativa.

Dígalo con un gesto

Aproveche al máximo un abrazo o un apretón de manos. Algunas veces las palabras fallan. A veces, al morir, las palabras son innecesarias. Pruebe un ligero apretón en un hombro, un abrazo suave o un apretón con dos manos para comunicar sentimientos profundos.

Las lágrimas pueden sanar

Ofrezca un pañuelo. Las lágrimas pueden sanar. Usted también podría querer llorar, porque está afligido. Por supuesto, usted no era tan cercano al ser querido como un miembro de la familia, pero esta muerte puede traer recuerdos de alguien con quien tuvo una relación cercana. A veces, nuestros propios sentimientos de duelo regresan cuando nos enfrentamos al duelo de alguien más.

Escuche y sea sensible

Prepárese para sentarse y escuchar, incluso si la familia sobreviviente desea hablar sobre la muerte, incluyendo detalles impactantes. "¿Por qué Pat no dejó de fumar?" "¿Por qué no recibió ayuda por su problema con la bebida?" "¿Por qué Marie no llamó si estaba tan deprimida?" "¿Qué estaba haciendo Lee en esa parte de la ciudad a las 2 am?" A menos de que sea capaz de hacerlo, no dé respuestas.

No ofrezca comentarios u observaciones sobre la muerte y morir, a menos que sepa con certeza que el sobreviviente apreciará sus pensamientos. Más bien, si aplica, haga preguntas con una voz suave y tranquila. Es posible que se sorprenda al descubrir que su compañero de póquer, Ernie, que se mostraba indiferente ante la religión, es todo lo contrario.

Aunque es posible que desee compartir cómo un pasaje de las Escrituras lo ayudó en un momento difícil, sea sensible. La muerte puede ser demasiado cruda como para que los sobrevivientes vean la belleza en las palabras. A menudo en una muerte, los sobrevivientes permanecen durante algún tiempo en la etapa de ira del duelo cuando están furiosos con el mundo y con su ser querido por la muerte. Esto es normal.

Use el nombre del ser querido

Si es cómodo, use el nombre del ser querido. "Jacob era un buen hombre". "Susanne era tan organizada que no me sorprende que eligiera los himnos para el funeral". Los sobrevivientes añoran la presencia de sus seres queridos y al usar su nombre, reconocen que esta persona especial sigue siendo importante.

Manténgase conexión con las personas en duelo

Manténgase conectado con los sobrevivientes. Sepa que aquellos que están en duelo tal vez no tengan ganas de conversar como lo hacían antes, pero usted puede permanecer cerca. Es posible que quiera preguntar, "¿Le importaría si le llamo (o le escribo por correo electrónico) todas las tardes?" Si el sobreviviente dice: "No, gracias", dele una semana y vuelva a preguntar.

Encuentre una forma concreta de ayudar

Sea creativo con formas de mantenerse en contacto. No diga, "Avíseme cuando pueda ayudar". Los sobrevivientes no aceptarán su ayuda, porque la mayoría de las personas piensan que es cortés ofrecerla, pero en realidad no desean ayudar. En su lugar, haga sugerencias para formas concretas de ayudar. "¿Le importa si paseo al perro durante las próximas semanas mientras tiene las manos ocupadas?" O bien, "Voy al mercado por fresas. Pondré una canasta junto a su puerta cuando vaya de camino a casa".

Busque formas de decir, "te recuerdo".

Recorte un cómic del periódico de la mañana y póngalo en el correo. Comparta una receta, un crucigrama o una broma tonta. Las tarjetas, notas y fotos, incluso si es reconocido, pueden ser justo lo que necesita la persona en duelo. Si va a casa de la familia en duelo, no se sorprenda si no quieren "compañía". Mantenga la visita corta y en la puerta de entrada.

Comparta recuerdos

Hable si quiere. No espere comenzar una conversación profunda. Los sobrevivientes pueden estar sufriendo demasiado como para seguir una plática. En cambio, comparta recuerdos y platique sobre los "buenos viejos tiempos". Es posible que desee contar los buenos momentos entre usted y este amigo o amiga. O tal vez compartir algo que se convirtió en una broma de toda la vida. "¿Ha oído hablar de la época en que Jack y yo íbamos a pescar? Traía a casa truchas del tamaño de un trofeo. Todo lo que yo "atrapaba" eran ronchas de mosquitos del tamaño de un trofeo".

En la televisión, todos saben qué hacer o qué decir. En la vida real, a menudo decimos muy poco o demasiado. ¿Qué es correcto? Una palmada en la mano y un sincero "Lo siento mucho", siempre son apropiados y apreciados.

Sobre la Autora

Eva Shaw, Ph.D., es una notable autoridad en muerte, duelo y recuperación. Autora de "What to Do When a Loved One Dies: A Practical and Compassionate Guide to Dealing with Death on Life’s Terms" (“Qué Hacer Cuando un Ser Querido Muere: Una Guía Práctica y Compasiva para Lidiar con la Muerte en los Términos de la Vida”), ha aparecido como experta invitada en decenas de paneles, programas y espectáculos nacionales. Ponente de renombre, es una conferenciante muy solicitada en conferencias y talleres.