OBITUARY

Obed Emilio Diaz de Villegas

November 11, 1968October 3, 2021

Obed Emilio Diaz de Villegas, age 52, of Hialeah, Florida passed away on Sunday, October 3, 2021. Obed was born in Santa Clara Cuba on November 11, 1968.

Obed is survived by his daughter Melinda Diaz de Villegas.

A visitation for Obed will be held on Monday, October 18, 2021 from 6:00 PM to 12:00 midnight at Caballero Rivero Hialeah, 373 W 9 Street, Hialeah, FL 33010. A committal service will occur Tuesday, October 19, 2021 starting at 9:30 AM to 10:00 AM at Caballero Rivero Woodlawn West, 14001 Northwest 178th Street, Miami, FL 33018.

Fond memories and expressions of sympathy may be shared at www.riverofuneralhomehialeah.com for the Diaz de Villegas family.

  • FAMILY

  • Melinda Diaz de villegas, Daughter

Services

18 October

Visitation

6:00 pm - 11:59 pm

Caballero Rivero Hialeah

373 W 9 Street
Hialeah, FL 33010

19 October

Committal Service

9:30 am - 10:00 am

Caballero Rivero Woodlawn West

14001 Northwest 178th Street
Miami, FL 33018

Memories

Obed Emilio Diaz de Villegas

have a memory or condolence to add?

ADD A MEMORY
Osvaldo Gomez

October 16, 2021

Osvaldo Gomez

October 16, 2021

Osvaldo Gomez

October 16, 2021

Ana Diaz de Villegas

October 14, 2021

Ana Diaz de Villegas

October 14, 2021

Osvaldo Gomez

October 14, 2021

Osvaldo Gomez

October 14, 2021

Osvaldo Gomez

October 14, 2021

Ana Diaz de Villegas

October 14, 2021

Ana Diaz de Villegas

October 14, 2021

Love you ❤️

FROM THE FAMILY
FROM THE FAMILY
FROM THE FAMILY
FROM THE FAMILY
FROM THE FAMILY
FROM THE FAMILY
FROM THE FAMILY
FROM THE FAMILY
FROM THE FAMILY
FROM THE FAMILY

Biography

Obed Emilio Díaz de Villegas nació en Santa Clara, Cuba el 11 de Noviembre del 1968. Sus padres Irma y Carlos Diaz de Villegas habían unido sus familias y sus hermanos Maria del Carmen, María de los Angeles, Ivan Adrian, Osvaldo, Juan Carlos, recibieron con regocijo la llegada del niño de los “ojos bellos” como le llamaron siempre. Despues vendría Ana Margarita, su hermanita pequeña. Sus primeros años transcurrieron en la finca de su padre, apacibles y amorosos.
Bellos recuerdos de la pequeña escuela rural, jugar pelota, resbalar por las pequeñas colinas, montar a caballo y disfrutar en las noches los sonidos del campo, los olores a albahaca, las flores de mariposa y galán de noche, llenaron su primera infancia. Los fines de semana, la casa de la abuela y la iglesia de Santa Clara donde se reunía la familia eran agradable rutina para todos. Por esa época había muchos niños en la familia; tíos, primos y hermanos de la casi misma edad jugaban juntos y así se mantuvieron unidos a lo largo del tiempo y a pesar de las distancias. Con la llegada del llamado éxodo del Mariel, la familia llegó a tierras de libertad. A los 11 años llegó a New York donde continuó sus estudios y ayudó a su familia en cada nuevo reto. Siempre fue muy tranquilo y obediente, excelente hijo y hermano. En 1982, se trasladaron a Orlando, Florida y más tarde, ya casado, a Miami, donde nació Melinda, su niña preciosa, a la que dedicó su vida y esfuerzos. Su familia lo recuerda por ser muy cariñoso y preocupado por todos. En la iglesia, siempre puntual y dispuesto, a cargo de los equipos de audio y música. En Octubre de 2019 fue víctima de un accidente de tránsito que afectó su salud, del que se estaba recuperando aún. El pasado 3 de Octubre falleció, dejando tras de sí, imborrables memorias. Todos los que lo hemos conocido, lo extrañaremos mucho, pero aunque nuestros corazones están tristes, nos consuela la certeza de la Vida Eterna y estaremos juntos de nuevo donde no habrá más tristeza ni dolor. Consolémonos unos a otros con esta promesa: "Vi un cielo nuevo y una tierra nueva; porque el primer cielo y la primera tierra pasaron, y el mar ya no existía más. Y vi la santa ciudad, la nueva Jerusalén, descender del cielo, de Dios…Y una voz del cielo decía: He aquí el tabernáculo de Dios con los hombres, y él morará con ellos; y ellos serán su pueblo, y Dios mismo estará con ellos como su Dios. Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no habrá muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las primeras cosas pasaron. Y el que estaba sentado en el trono dijo: He aquí, yo hago nuevas todas las cosas…. estas palabras son fieles y verdaderas." Apocalipsis 21: 1-5.