Ayudarse a Uno Mismo o a un Compañero con el Duelo en el Lugar de Trabajo

 

Aunque algo tan personal como el duelo puede parecer fuera de lugar en el entorno de trabajo, la reacción de un individuo a la pérdida no puede ser contenida por las barreras que erigimos entre nuestra vida privada y profesional. Tanto si es aceptado o no, llevamos nuestro duelo a trabajar con nosotros, junto con nuestras computadoras portátiles y teléfonos celulares. Esto es realmente algo positivo, porque el duelo es una respuesta normal y saludable a la pérdida.

Muchos de nosotros pasamos la mayor parte de nuestro día en el lugar de trabajo. Comprender el duelo puede ayudarnos a proporcionar una atmósfera de apoyo donde las personas puedan expresarse y las reacciones de duelo puedan manejarse con sensibilidad. Tal vez esté leyendo esto porque ha sufrido una pérdida y se pregunta cómo afectará su vida profesional. O bien, alguien que conoce en el trabajo está en duelo por la muerte de un ser querido y le gustaría ayudar. En cualquier caso, el lugar de trabajo y su gente pueden ser una comunidad de sanación.

Cuando usted está en duelo

En su duelo puede sentir adormecimiento, pena, soledad, una sensación de abandono y, a veces, ira o culpa. Aunque generalmente pensamos en el duelo en términos de emociones, también puede tomar otras formas. El duelo puede aparecer enmascarado como dificultades en relaciones, incapacidad para concentrarse o dormir, pérdida de apetito, malestar corporal e incluso la interrupción de las funciones digestivas básicas. Estos síntomas de duelo pueden afectar nuestro trabajo y nuestra vida personal.

Se podrá preguntar, "¿Cuánto tiempo me sentiré de esta manera?" Aunque las empresas suelen otorgar de 3 a 4 días de permiso para ausentarse por una muerte en la familia directa, es para permitir que los empleados hagan los arreglos finales, no para tratar su duelo. No hay un cronograma para la resolución del duelo—el proceso de duelo es diferente para todos. Sin embargo, recuerde que las personas de todas las edades y culturas se han enfrentado a la realidad y al dolor de la pérdida de un ser querido. La muerte es parte de la vida. Cada uno de nosotros, en nuestro propio tiempo, puede completar la tarea del duelo.

Ayúdese a usted mismo

  • Intente mantener un horario regular. Prepare y coma sus comidas a horas regulares, vaya a la cama a la hora normal, levántese y comience el día como lo hacías antes.
  • Es posible que no tenga ganas de volver a trabajar de inmediato. Cuando lo haga, es posible que desee trabajar menos horas por un tiempo o asumir temporalmente un rol menos exigente. Discuta las opciones de horarios y licencia para ausentarse con su supervisor.
  • En el trabajo, es posible que desee guardarse su duelo para usted. O bien, puede optar por compartir su pérdida con sus compañeros de trabajo. Decida lo que decida, informe a su supervisor sobre su decisión. Déjale saber sus preferencias.
  • Espere que emociones fuertes de duelo interrumpan su trabajo periódicamente. Si aplica, solicite a su supervisor que lo ayude a encontrar un lugar privado para abordar estos sentimientos.
  • Algunos compañeros de trabajo pueden evitar mencionar a su ser querido en conversaciones con usted. Pueden estar tratando de protegerlo del dolor o pueden no saber qué decir. En un esfuerzo por ayudar, otros pueden decir cosas sobre su pérdida que le parezcan dañinas u ofensivas. En cualquier caso, acepte que sus motivaciones son bien intencionadas.
  • Si el dolor que siente es demasiado profundo y prolongado, acuda a un consejero profesional, miembro del clero o un grupo de apoyo para el duelo. Pregúntele al director de la funeraria, clérigo o coordinador de relaciones humanas si necesita que lo asistan para encontrar ayuda.
  • Muchas empresas patrocinan programas de asistencia para empleados (EAP, por sus siglas en inglés), que son fuentes gratuitas o de bajo costo para asesoramiento y apoyo confidenciales. Infórmese sobre los programas que pueden estar disponibles a través de su compañía.

Cuando un compañero de trabajo está en duelo

Cuando un compañero de trabajo pierde a un ser querido, a menudo nos preguntamos cómo debemos responder y qué podemos hacer para ayudar.

Cómo responder a un compañero de trabajo

  • Reconozca la muerte Asista al funeral o servicio conmemorativo, envíe una tarjeta de condolencia o prepare una comida y envíela. Diga: "Lo siento mucho".
  • Trate de no relacionar su propio pasado con lo que está viviendo su compañero de trabajo. Cada pérdida es diferente, y no sabemos cómo se siente nuestro compañero ni por lo que está pasando. Esté dispuesto a escuchar sin juicios.
  • Evite hacer comentarios triviales sobre la muerte. Puede no ser útil escuchar: "Es bueno que ella no haya sufrido" o "Está en un lugar mejor ahora". Este tipo de clichés pueden ser perjudiciales porque reducen la dolorosa pérdida del ser querido.
  • En el trabajo, es posible que su compañero desee analizar la pérdida, o bien, desee concentrarse en sus tareas laborales. Respete y apoye esos deseos.

Cómo puede ayudar a un compañero de trabajo

  • Alguien que está adormecido por una pérdida puede no ser capaz de pensar de qué manera puede ayudarlo. Busque las cosas que deben hacerse y sea específico cuando se ofrezca a hacerlas: "Vivo cerca del aeropuerto y puedo recoger a tu tía mañana por la tarde" o "Tengo tiempo libre el sábado por la mañana". ¿Quieres ayuda con las notas de agradecimiento?
  • Cuando su compañero regrese al trabajo, respete su derecho para estar en duelo. Las emociones fuertes relacionadas con la pérdida pueden aparecer inesperadamente, muchos meses después de la muerte. Sea solidario, paciente y comprensivo.
  • Si puede, trate de aligerar la carga de su compañero de trabajo. Pregúntele si lo puede ayudar con un proyecto o desempeñando un papel más intenso.
  • Muchas personas en duelo se sienten aisladas y solas. Puede ayudar invitando a su compañero a comer y a las reuniones después del trabajo.