OBITUARY

Dora Celis de Bernal

May 3, 1925June 28, 2018

Un Legado que Perdurara

La amada hija, hermana, esposa, cuñada, madre, suegra, abuela, bisabuela, tía, amiga y hermana en nuestro Señor Jesucristo, Dora Celis de Bernal descanso y regreso a casa con Dios a las 6:50 p.m. del jueves, 28 de junio del 2018. Ella será grandemente extrañada por todos los que toco con su vida. Dora nació en Natagaima, Tolima, Colombia el 3 de mayo de 1925 fueron sus padres Benito Celis y Josefa Portela de Celis. Entre 11 hijos que tuvieron fue la primera hija mujer de dos y le dieron por nombre María Doris, el cual ella se lo cambio a Dora. Estuvo casada con su difunto esposo Luis Bernal Mayorga por 62 años y tuvieron 6 hijos, 10 nietos, y 8 bisnietos. Su esposo y dos hijos se adelantaron a estar con el Señor, pero ahora serán alcanzados por ella en el cielo por la gloria eterna, donde solo hay amor, gozo y paz. Ella se fue con la esperanza y la fe que la muerte no la alcanzaría, sino que durmiendo pasaría de vida a una mejor vida por la gracia de Jesucristo que dio la vida por ella en la cruz del calvario. Durante su jornada en la tierra entre muchas cosas fue repostera y costurera. Ella también elaboraba a mano preciosas flores de pastelería y porcelanita. Y toco el tiple hasta que perdió la punta de un dedo en un pequeño accidente doméstico. Aunque no tuviera mucho, con lo que tenía ayudaba a su familia y a los necesitados con dinero, comida, ropa y hasta vivienda en su casa. Tenía conocimiento de primeros auxilios y la buscaban los vecinos para asuntos de salud e incluso para inyectarlos. Recuerdo en alguna ocasión haber escuchado que aunque en su tiempo no se acostumbraba ver a mujeres en la política, si ella se hubiese postulado, hubiese salido de alcalde o algo similar. Le gustaba viajar y conocer lugares nuevos, y vivió sus últimos años en los Estados Unidos, aunque su anhelo era regresar a vivir en Colombia, pero por cuestiones de salud no pudo. Tenía un buen sentido de humor y le gustaba contar chistes. Le gustaba vestirse con elegancia, y nunca le faltaba ponerse sus joyas. También se divertía mucho bailando, jugando cartas y otros juegos como parqués. Siempre decía la misma oración para la comida, la cual se convirtió su lema y todos los que pasábamos tiempo con ella, de tanto escucharla la aprendimos, “Señor bendice estos alimentos que nos vamos a tomar, bendice las manos que los preparo y las manos que los dio, porque unos tienen y no pueden, otros no tienen y pueden, pero nosotros que tenemos y podemos démosle gracias a el Señor.” Sus pasatiempos favoritos eran leer la biblia y cantar coritos a Dios. No se acostaba a dormir sin hablar con Dios y orar por su familia. Su esperanza era que todos sus hijos y nietos realmente conocieran a Jesucristo y fueran salvos, fue una mujer de gran fe. Señor Jesús, los que creemos en ti y te hemos aceptado como nuestro Señor y salvador confiamos que volveremos a ver a Dora un día en el paraíso y nos regocijaremos junto con ella en Tu glo-ria. Y por ahora solo nos despedimos diciéndole hasta pronto, te amamos mucho y te extrañaremos. Le damos gracias a Dios por habérnosla prestado a nuestras vidas durante su jornada en la tierra.

Services

  • Gathering Friday, July 13, 2018
  • Visitation Friday, July 13, 2018
  • Prayer Service Friday, July 13, 2018
REMEMBERING

Dora Celis de Bernal

have a memory or condolence to add?

ADD A MEMORY

receive updates when new memories are posted

RECEIVE UPDATES
FROM THE FAMILY