Cómo la muerte de un niño ha afectado a más de 100 vidas

Cuando Carla y Chris Bautista eligieron el nombre de su hijo recién nacido, poco sabían el significado que tendría. 

Luke Bautista portrait

Luke, nombre que proviene del latín que significa “portador de la luz” y cuyo equivalente en español es Lucas, nunca conoció a un extraño. Llenó a quienes lo rodeaban de alegría y risa, sacó lo mejor de los demás y siempre hizo que quien hablara se sintiera como la persona más importante de la sala. Era desinteresado, generoso y la definición de extraordinario. Luke fue un fiel reflejo del significado de su nombre.

 

Luke Bautista jumping with joy

Y aunque su brillo se atenuó demasiado pronto con solo 15 años, continúa trayendo luz incluso después de su muerte.

A principios de mayo de 2016, Luke sufrió un traumatismo craneal accidental en casa. Su cuerpo se resistió, pero murió en el hospital rodeado de su amada familia. Mientras se aferraban a la esperanza y a un milagro, Carla y Chris se enfrentaron a la difícil decisión de donar los órganos de Luke en los minutos previos al fallecimiento de su hijo; pero fue el momento inmediatamente posterior a su muerte que seguirá siendo el momento decisivo de su legado.

 

Agarrar una canción triste y mejorarla

Después de que los médicos declararan la muerte de Luke, Carla, Chris y el hermano mayor de Luke, CJ, decidieron juntos que la donación de órganos y tejidos era la opción correcta para su familia, y esa decisión cambió instantáneamente la melodía. Agarramos una canción triste y la mejoramos, dándole a mi familia un sentido de propósito y positividad, dice Chris.

El día y medio siguiente le permitió a la familia de Luke experimentar algo por lo que siempre estarán agradecidos: un afectuoso adiós. Aunque su muerte era oficial, mientras el equipo de trasplantes trabajaba para colocar los órganos de Luke con los receptores de donantes, las máquinas mantenían su corazón latiendo. Su rostro y sus manos se mantuvieron cálidas, lo que le dio a su familia el tipo de consuelo que es extraño cuando alguien fallece.

Fue evidente para todos los que conocieron a Luke que él estaba destinado a algo especial, y la donación de órganos y tejidos fue eso.

Su corazón ahora late dentro del pecho de un adolescente. Su páncreas permitió que una mujer viviera libre de diabetes por primera vez en 30 años. Su riñón izquierdo llegó a un hombre que había pasado años en diálisis, que pudo salir de ella de inmediato y que se convirtió en el padre de una hermosa niña. Su riñón derecho le dio una nueva esperanza a un hombre de 30 años de Nueva Jersey. Su hígado hizo lo mismo para un hombre de 55 años. Además, los tejidos y la piel de Luke se han donado a más de 100 receptores, mejorando su calidad de vida.

El impacto es real y notable.

"Antes de que supiéramos lo que iba a pasar, antes de que tomáramos la decisión de donar los órganos de Luke, estaba perdido. Estaba tirado en el piso del hospital llorando", dice Chris. "Y al día siguiente, estábamos sentados alrededor de la mesa leyendo papeles que decían Donate Life (Donar Vida). 

"Tan pronto como supe que podía hacer algo, que todos podíamos hacer, y que tuviera un efecto positivo, me aferré a eso sin dudarlo. La decisión fue instantánea".

Solo en los Estados Unidos, más de 100,000 hombres, mujeres y niños están esperando trasplantes de órganos que salvan vidas. La donación de órganos y tejidos ayuda a personas de todas las edades, razas, religiones, orígenes y creencias. No discrimina y le da a las personas la oportunidad de luchar para mejorar sus canciones tristes.

Luke nació el primer día de abril, que es el mes nacional de donación de órganos. Hoy, Luke vive en quienes recibieron sus donaciones y en las familias de esas personas. Su propósito se siente en la vida renovada que él y sus padres dieron a los demás de la manera más desinteresada y significativa.

"Siempre supo cómo iluminar la vida de los demás", dice Carla.

 

Luke Bautista in a tree

 

Conviértase en donante de órganos, ojos y tejidos

Es una oportunidad extraordinaria para convertirse en donante de órganos, ojos y tejidos. Solo alrededor del 2 % de las personas mueren de formas que permiten la donación de órganos y un donante puede salvar hasta ocho vidas. Luke es parte de ese pequeño pero significativo número, y usted también puede serlo.

La necesidad es grande. Cuantas más personas se inscriban en el registro nacional, mayor será la posibilidad de que se salven vidas. De a los demás la esperanza y el milagro que se merecen. Descubra cómo puede registrarse para convertirse en donante de órganos, ojos y tejidos y agregue su nombre al registro de Donate Life hoy mismo.

 

Chris Bautista (padre de Luke), Tim Babcock (padrastro de Luke), Carla Bautista (madre de Luke), CJ Bautista (hermano de Luke)

 

Related Content