Cuando Muere un Ser Querido: Hacerle Frente a un Tiempo de Duelo

Por David Kessler

 

Todos experimentamos muchas pérdidas a lo largo de la vida, pero la muerte de un ser querido no tiene igual en su vacío y profunda tristeza. Su mundo se ha detenido. Puede citar la hora exacta a la que falleció su ser querido. Está marcada en su memoria y grabada en su alma. Hay momentos en que parece extraño que el mundo continúe como si nada hubiera sucedido, cuando el mundo de usted se ha puesto de cabeza.

Su vida continúa, pero usted no tiene seguridad de por qué. Una vida diferente está frente a usted, una en la que su ser querido no estará físicamente presente. Por mucho que las personas lo intenten, nadie puede encontrar palabras para hacerle sentir mejor o hacer que desaparezca este dolor. Sobrevivirá, aunque no tenga seguridad de cómo o incluso si lo desea.

Lo que está sintiendo es duelo.

El duelo es el reflejo de una conexión que se ha perdido y de lo que sentimos en el interior.

El luto se trata de todas las expresiones externas de ese duelo.

Su pérdida y la aflicción que la acompaña son muy personales, diferentes a las de los demás.

Solo usted sabe todo lo que perdió cuando murió su ser querido. Solo usted siente su mundo interior de duelo. Todo el mundo sufre una pérdida, aunque algunos pueden no mostrarlo en su luto o apariencia externa.

El duelo es la reacción natural a la pérdida de un ser querido y el proceso de sanación que finalmente nos reconforta en nuestra pérdida.

Duelo anticipado

En algunos casos, el duelo de la pérdida viene antes de la muerte. Tenga en cuenta que la enfermedad tiene muchas pérdidas en sí misma. A menudo es una predicción dolorosa de lo que vendrá. El duelo anticipado es el dolor que sentimos en privado antes de que muera un ser querido. Originalmente se llamó duelo preparatorio, que de alguna manera lo describe con mayor precisión. Es la forma en que nuestra mente, corazón y alma se preparan para la pérdida inminente. No solo lo sienten los que están a punto de perder a alguien, sino que a menudo la persona que está muriendo también lo siente.

Si bien estamos más acostumbrados a hablar sobre el duelo después de la pérdida, el duelo anticipado es mucho más no-verbal. A menudo guardamos esos pensamientos para nosotros mismos. Una vez que ha ocurrido la muerte, es posible que se sienta culpable de haberse afligido antes de que sucediera. Solo sepa que el duelo anticipado es una parte muy normal de la experiencia.

La aflicción anticipada no disminuye necesariamente el dolor que sentimos después, y en algunos casos de enfermedades largas y prolongadas, podemos vivir mucho de nuestro duelo durante los últimos años de la vida de nuestro ser querido.

No es nuestra elección si sentiremos un duelo anticipado o no. Puede o no ser parte de su proceso de duelo personal. Si es o lo fue, no lo juzgue. Solo debe saber que la posibilidad de la pérdida de su ser querido fue suficiente para que su psique comience a protegerse a sí misma.

Sentimientos de alivio

A veces, durante el duelo, especialmente si una enfermedad prolongada precedió a la pérdida, puede surgir una sensación inesperada de alivio. Se siente fuera de lugar, y a menudo se considera incorrecto. ¿Por qué sentiría una sensación de alivio por la pérdida de alguien tan cercano y querido?

Si siente algún tipo de alivio, es probablemente porque su ser querido estaba sufriendo y agradece que el duelo haya terminado. Un ser querido que sufre causa un duelo intenso además de la tristeza. Como quería acabar tanto que acabara ese sufrimiento, siente algún alivio de que la persona haya muerto.

Eso es lo que causa la confusión, cuando la pérdida y la tristeza se mezclan. Ese alivio no se debe juzgar, sino que debe verse por lo que es —una afirmación de que odiaba ver a su ser querido con tanto dolor y/o sufrimiento.

Las 5 etapas del duelo

El duelo y el alivio anticipados son solo 2 de los visitantes inesperados que a veces sentimos después de una pérdida. Después de que nuestro ser querido muere, a menudo pasamos por etapas.

Las 5 etapas de aflicción —negación, enojo, negociación, depresión y aceptación— son parte del marco que nos ayuda a aprender a vivir sin la persona que perdimos. Son herramientas que nos ayudan a enmarcar e identificar lo que podemos estar sintiendo. Las etapas no son estaciones en la línea de tiempo en el duelo de una pérdida. No todos pasan por todas ellas o en un orden prescrito. Las etapas de la pérdida han sido ampliamente utilizadas y mal utilizadas, pero son muy útiles para darnos una idea del desconocido terreno de la pena, lo que nos hace estar mejor equipados para hacer frente a la pérdida.

1. Negación

Cuando se ha perdido a un ser querido, la negación es más simbólica que literal. Esto no significa que literalmente no sepa que su ser querido ha muerto. Significa que vuelve a casa y no puede creer que su esposa no vaya a entrar por la puerta en algún momento, o que su marido no esté en un viaje de negocios. Simplemente no puede comprender que nunca volverá a cruzar esa puerta. La persona en negación en realidad está afirmando que al momento de suceder, es demasiado para que su psique lo absorba.

  • La negación nos ayuda a sobrevivir a la pérdida y manejar inconscientemente los sentimientos.
  • La negación y el shock nos ayudan a sobrellevar y hacer posible la supervivencia.
  • La negación nos ayuda a controlar nuestros sentimientos de duelo.
  • Hay una bendición en la negación.

En esta etapa, el mundo puede volverse sin sentido y abrumador. La vida no tiene sentido. Estamos en estado de shock y negación. Nos preguntamos cómo podemos continuar, si podemos continuar, por qué deberíamos continuar. Tratamos de encontrar una manera de seguir todos los días.

La negación a menudo viene en forma de cuestionar nuestra realidad: "¿Es verdad? ¿Realmente murió? ¿Realmente se ha ido? La negación nos ayuda a controlar nuestros sentimientos.

La negación conduce a la realidad de la pérdida

Las personas a menudo se encuentran contando la historia de su pérdida una y otra vez, que es una de las formas en que nuestra mente trata el trauma. Es una manera de negar el duelo al tratar de aceptar la realidad de la pérdida. A medida que la negación se desvanece, lentamente se reemplaza con la realidad de la pérdida.

Luego comienza a cuestionar cómo y por qué: "¿Cómo sucedió esto?" usted puede preguntar, mientras revisa las circunstancias. Ya no está en un modo de narración exterior. Ahora se vuelve hacia adentro mientras comienza la búsqueda de comprensión. Usted explora las circunstancias que rodearon la pérdida. "¿Tenía que morir? ¿Tuvo que suceder de esa manera?".

La realidad de la pérdida comienza a hacer efecto gradualmente. "Ella no regresará". "Esta vez no lo logró". Con cada pregunta, comienza a creer que realmente se ha ido.

La sanación ha comenzado

A medida que acepta la realidad de la pérdida y comienza a hacerse preguntas, sin saberlo comienza el proceso de sanación. Se está volviendo más fuerte y la negación está empezando a desvanecerse. Pero a medida que avanza, todos los sentimientos que estaba negando comienzan a emerger. El primer sentimiento que emerge es a menudo el enojo.

2. Enojo

La etapa de enojo puede presentarse de muchas maneras diferentes y no tiene que ser lógica o válida.

  • Puede sentir enojo hacia su ser querido que no se cuidó mejor o enojarse porque no lo cuidó mejor.
  • Puede que sienta enojo porque no vio venir esto, y cuando lo hizo, ya nada podía detenerlo.
  • Puede sentir enojo con los médicos por no poder salvar a alguien tan querido para usted.
  • Usted puede sentir enojo porque la pérdida y la muerte le sucedieran a alguien que significó mucho para usted.
  • También puede sentir enojo porque lo han dejado atrás y los dos deberían haber tenido más tiempo juntos.

Usted sabe intelectualmente que su ser querido no quería morir. Pero emocionalmente, todo lo que sabe es que murió. No se suponía que sucediera, o al menos no ahora. También puede estar enojado consigo mismo porque no pudo evitar que esta enfermedad o la muerte sucediera. Recuerde, esto no es lógico. No importa cuán desesperadamente queramos que alguien viva, no tenemos el poder de detener la muerte. Es importante recordar que el enojo surge solo cuando se siente suficiente seguridad como para saber que usted probablemente sobrevivirá a lo que venga.

Sienta su enojo

El enojo es una etapa necesaria del proceso de curación. Esté dispuesto a sentir su enojo, aunque parezca interminable. Cuanto más lo sienta realmente, más comenzará a disiparse y más sanará. Hay muchas emociones escondidas bajo el enojo, y las alcanzará con el tiempo. Elegimos el enojo, a menudo para evitar los sentimientos subyacentes, hasta que estemos listos para enfrentarlos. Puede parecer engorroso, pero siempre que no nos consuma durante un largo período de tiempo, es parte del manejo emocional.

Es una emoción útil hasta que hayan pasado las primeras oleadas de ella. Entonces estará listo para profundizar. En el proceso de duelo y pérdida, es posible que reciba muchas visitas posteriores del enojo en sus diversas formas.

La verdad es que el enojo no tiene límites

Desafortunadamente, puede ser compartido y dirigido hacia amigos, doctores, a su familia, hacia usted y hacia su ser querido que murió, pero para algunos, incluso se extiende a Dios.

A menudo suponemos que si somos buenas personas, no sufriremos los males del mundo. Puede sentir que usted y su ser querido honraron su parte del trato. Asistió a su lugar de adoración y tal vez fue cariñoso, amable y caritativo. Hizo su mejor esfuerzo para hacer lo que estaba bien en el mundo. Creía que sería recompensado si hiciese estas cosas. Y ahora, esta pérdida es la consecuencia. También asumimos que si cuidamos nuestro cuerpo, comemos bien, hacemos chequeos médicos y hacemos ejercicio, se nos otorgará buena salud. Estas suposiciones se derrumban a nuestro alrededor cuando mueren los buenos, los justos, los amorosos, los sanos, los necesitados y los más queridos entre nosotros.

Otras personas y su enojo

Si le pedimos a las personas que avancen en su enojo demasiado rápido, solo las alienaremos. Cada vez que le pedimos a las personas que sean diferentes de lo que son, o que sientan algo diferente, no las aceptamos tal como son y dónde están. A nadie le gusta que le pidan que cambie y que no lo acepten tal como es. Nos gusta aún menos en medio del duelo.

Debajo del enojo está el dolor. Es natural sentirse abandonado cuando un ser querido muere, pero vivimos en una sociedad que teme al enojo. La gente a menudo nos dice que nuestro enojo está fuera de lugar, es inapropiado o desproporcionado. Algunas personas pueden sentir que su enojo es duro o excesivo. Desafortunadamente para ellas, también conocerán el enojo de la pérdida algún día. Pero por ahora, su trabajo es honrar su enojo permitiéndose sentirlo. Encuentre un lugar solitario y déjelo salir.

La estructura y el progreso del enojo

El enojo es fortaleza y puede ser un ancla, dando una estructura temporal a la nada de la pérdida. Al principio, se siente como estar perdido en el mar sin conexión a nada. Luego se enoja con alguien, tal vez con una persona que no asistió al funeral, tal vez con una persona que no está presente tanto como antes. De repente, tiene una estructura—su enojo contra ellos. El enojo se convierte en un puente sobre ese mar abierto, una conexión entre ustedes y ellos. Es algo a lo que aferrarse, porque una conexión hecha desde la fuerza del enojo se siente mejor que ninguna conexión en absoluto.

Por lo general, sabemos más sobre la supresión del enojo que sobre sentirlo. No se enfrente al enojo por dentro. En cambio, déjelo salir. El enojo es solo otra señal de la intensidad de su amor.

  • Dígale a un consejero lo enojado que está.
  • Compártalo con amigos y familiares.
  • Encuentre maneras de sacar su enojo sin lastimarse a usted ni a otra persona.
  • Intente caminar, trotar, practicar deportes —cualquier tipo de ejercicio que pueda ayudar a exteriorizar su enojo.

El enojo también significa que está progresando, que está permitiendo que todos esos sentimientos que fueron tan abrumadores antes, salgan a la superficie. Es importante sentir el enojo sin juzgarlo. La vida es injusta. La muerte es injusta. El enojo es una reacción natural a la injusticia de la pérdida. Pero tan importante como es sentirlo, el enojo también puede aislarlo de sus amigos y familiares en el momento preciso en que más los necesite.

También puede experimentar sentimientos de culpa, que es enojo vuelto hacia dentro de usted. Pero no tiene la culpa. Si pudiera cambiar las cosas, lo haría, pero no puede. El enojo afirma que puede sentir, que ama y que ha perdido.

Mientras más enojo permita, más sentimientos descubrirá debajo. En su mayoría, encontrará el dolor de la pérdida. El poder de su enojo puede ser abrumador porque es proporcional a la magnitud de amor perdido. Puede parecer que si se hunde en el duelo, nunca saldrá de él o que el duelo nunca terminará. Saldrá por el otro lado. El enojo disminuirá, y los sentimientos de pérdida cambiarán de forma nuevamente. Así que no deje que nadie disminuya la importancia de sentir su enojo completamente. Y no deje que nadie critique su enojo, ni siquiera usted.

3. Negociación

Antes de una pérdida, usted siente que haría cualquier cosa si solo pudiera salvar a su ser querido. "Por favor, Dios", negocia, "nunca más me enojaré con mi esposa si la dejas vivir". Después de una pérdida, la negociación puede tomar la forma de una tregua temporal. "¿Qué pasa si dedico el resto de mi vida a ayudar a otros? Entonces, ¿puedo despertar y darme cuenta de que todo esto ha sido un mal sueño?".

Nos perdemos en un laberinto de declaraciones "Si tan solo ..." o "Qué pasa si ...". Queremos que la vida vuelva a ser lo que era, y queremos recuperar a nuestro ser querido. Queremos retroceder en el tiempo para poder detectar el tumor más rápido, reconocer la enfermedad más rápidamente y evitar que el accidente ocurra... si tan solo.

La culpa es a menudo compañera de la negociación

El "si tan solo" nos hace encontrar fallas en nosotros mismos y en lo que "pensamos" que podríamos haber hecho de manera diferente. Incluso podemos negociar con el dolor. Haríamos cualquier cosa para no sentir el dolor de esta pérdida. Permanecemos en el pasado, tratando de negociar nuestra salida del duelo.

Los beneficios de la negociación

La negociación a veces puede ser una forma de escapar del dolor, una distracción de la triste realidad de la pérdida; un alivio inconsciente momentáneo. En algunos casos, la negociación puede ayudar a nuestra mente a pasar de un estado de pérdida a otro. Puede ser una estación de paso que da a nuestra psique el tiempo que necesita para adaptarse. La negociación puede llenar los vacíos que generalmente dominan nuestras emociones fuertes a la vez que se sigue sufriendo a distancia. Nos permite creer que podemos restaurar el orden en el caos que se ha hecho cargo.

Negociación futura

Después de una muerte, la negociación a menudo se mueve del pasado al futuro. Podemos negociar que volveremos a ver a nuestros seres queridos en el cielo. Podemos negociar una tregua de enfermedades en nuestra familia, o pedir que ninguna otra tragedia visite a nuestros seres queridos. Una madre que pierde un hijo puede negociar que sus otros hijos permanezcan seguros y saludables.

A medida que avanzamos en el proceso de negociación, la mente altera los eventos pasados a la vez que explora todas las afirmaciones "qué pasa si" y "solo si". Tristemente, la mente inevitablemente llega a la misma conclusión... la trágica realidad es que nuestro ser querido se ha ido de verdad.

La evolución del duelo

La gente a menudo piensa en la duración de las etapas del duelo en semanas o meses. Se olvidan de que las etapas son respuestas a los sentimientos que también pueden durar minutos u horas cuando entramos y salimos de una y luego de otra. No ingresamos y abandonamos cada etapa individual de forma lineal. Podemos sentir una etapa, luego otra y regresar nuevamente a la primera.

4. Depresión

Después de la negociación, nuestra atención se mueve directamente hacia el presente. El vacío se presenta a sí mismo, y el duelo entra en nuestras vidas en un nivel más profundo, más profundo de lo que nunca imaginamos.

Esta etapa depresiva se siente como si durara para siempre. Es importante entender que esta depresión no es un signo de enfermedad mental. Es la respuesta adecuada a una gran pérdida. Podemos retirarnos de la vida, preguntándonos si hay algún motivo para seguir solo. ¿Por qué seguir?

Otros a su alrededor ven este letargo y quieren "sacarlo" de su depresión.

Pero, la depresión es una respuesta normal

La depresión después de una pérdida con demasiada frecuencia se considera antinatural, un estado que se debe arreglar, algo de lo que salir. La primera pregunta que debe hacerse es si su situación es deprimente o no. La pérdida de un ser querido es una situación muy deprimente, y la depresión es una respuesta normal y apropiada. No experimentar depresión después de que muere un ser querido sería inusual. Cuando una pérdida se asienta por completo en su alma, la comprensión de que su ser querido no mejoró esta vez y que no regresará es comprensiblemente deprimente.

Cuando estamos afligidos, las personas pueden cuestionarnos y podemos cuestionarnos a nosotros mismos. Los pesados y oscuros sentimientos de depresión que acompañan al dolor, por normal que sea, a menudo se consideran en nuestra sociedad como algo que hay que curar. Después de una pérdida, la depresión es una forma para que la naturaleza nos proteja al deprimir el sistema nervioso para que podamos adaptarnos a algo que creemos que no podemos manejar.

La depresión es un paso hacia la sanación

Si el duelo es un proceso de sanación, entonces la depresión es uno de los muchos pasos necesarios en el camino. Tan difícil como es, la depresión se puede tratar de una manera paradójica. Véalo como visitante, por supuesto, no bienvenido, pero que está de visita, le guste o no. Haga un lugar para su invitado. Invite a su depresión a que le acerque una silla al fuego y siéntese con ella, sin buscar una forma de escapar. Permita que la tristeza y el vacío lo limpien y lo ayuden a explorar su pérdida en su totalidad. Cuando se permite experimentar la depresión, se irá tan pronto como haya cumplido su propósito en su pérdida. A medida que usted se fortalece, ésta puede regresar de vez en cuando, pero así es como funciona el duelo.

Nuestra sociedad casi parece estar involucrada en una campaña de "eliminación de la depresión". En ocasiones, la intervención es vital, pero la mayoría de las veces no permitimos que la depresión normal que acompaña al duelo tenga su lugar. La depresión normal es la tristeza que sentimos en ciertos momentos de nuestras vidas —el resfriado común de las enfermedades mentales. Vemos revistas, anuncios en Internet y en televisión que ofrecen ayuda, venden pastillas o suplementos vitamínicos que prometen deshacerse de ella.

Cuando una depresión normal se convierte en una depresión clínica que requiere ayuda profesional, los antidepresivos pueden ser útiles por un tiempo. Solo un profesional médico capacitado que esté familiarizado con la situación particular del paciente puede hacer un diagnóstico preciso.

Debemos aceptar la tristeza como una etapa apropiada y natural de la pérdida sin permitir que una depresión no manejada y continua deteriore nuestra calidad de vida.

Aunque es difícil de soportar, la depresión tiene elementos que pueden ser útiles en el dolor:

  • Nos hace frenar y nos permite hacer un balance real de la pérdida.
  • Nos hace reconstruirnos desde cero. Despeja la plataforma para crecer.
  • Nos lleva a un lugar más profundo en nuestra alma de lo que normalmente exploraríamos.

Los dolientes necesitan experimentar su tristeza

La reacción inicial de la mayoría hacia las personas tristes es tratar de animarlas, decirles que no miren las cosas con tanta tristeza, que miren el lado positivo de la vida. Esta reacción de ánimo a menudo es una expresión de las propias necesidades de esa persona y la propia incapacidad de esa persona para tolerar una cara larga durante un período prolongado de tiempo. Se debe permitir que un doliente experimente su pena, y éste sentirá agradecimiento con aquellos que puedan sentarse a su lado sin decirle que no esté triste o deprimido.

5. Aceptación

La aceptación a menudo se confunde con la noción de estar "bien" con lo que sucedió. Este no es el caso. La mayoría de las personas nunca se sienten bien acerca de la pérdida de un ser querido. Esta etapa consiste en aceptar la realidad de que nuestro ser querido se ha ido físicamente y esta nueva realidad es la realidad permanente.

Podemos dejar de estar enojados con Dios. Podemos tomar conciencia de los motivos de sentido común de nuestra pérdida, incluso si nunca entendemos realmente las razones. Por supuesto, fue demasiado pronto para nosotros, y probablemente demasiado pronto para él o ella también. Quizás tenía una edad muy avanzada o tenía mucho dolor y enfermedad. Tal vez su cuerpo estaba gastado y estaba listo para que su viaje terminara. Pero nuestro viaje aún continúa. Todavía no es hora de que muramos. De hecho, es hora de que sanemos.

La vida cambia

Después de la pérdida, debemos tratar de vivir en un mundo donde falta nuestro ser querido. Inicialmente, al resistirse a este nuevo mundo, muchas personas desean mantener la vida como era antes de que un ser querido muriera. Con el tiempo, a través de fragmentos de aceptación, sin embargo, vemos que no podemos mantener el pasado intacto. Ha sido cambiado para siempre y debemos reajustarnos. Debemos aprender a reorganizar los roles, reasignarlos a otros, asumirlos por nosotros mismos o dejar ir algunos roles.

Aprendemos quiénes somos y quiénes fueron nuestros seres queridos en la vida. Por extraño que parezca, la sanación puede acercarnos más a ese ser querido que se fue. Comienza una nueva relación puramente espiritual. Aprendemos a vivir con el ser querido que perdimos. Comenzamos a reconstruir, tratando de recuperar las piezas que fueron quitadas por la muerte.

En situaciones donde los dolientes pueden estar buscando una forma de justicia, es vital entender que tenemos un sistema legal, pero no es necesariamente un sistema de justicia. Para algunos, la única justicia sería recuperar a su ser querido. La aceptación es un proceso que experimentamos, no una etapa final con un punto final.

Invierta en la vida

Con el tiempo, retiramos nuestra energía de la pérdida y comenzamos a invertirla en la vida. Ponemos la pérdida en perspectiva, aprendiendo cómo recordar a nuestros seres queridos y conmemorar sus vidas. Necesitamos permitir que nuestros sentimientos estén ahí todo el tiempo que necesiten estar. Con la aceptación viene la reinversión en la vida.

Nueva normalidad

Para muchas personas, encontrar la aceptación se puede medir al tener más días buenos que malos. Cuando comenzamos a vivir de nuevo y disfrutar de nuestra vida, a menudo sentimos que al hacerlo, estamos traicionando a nuestro ser querido. Nunca podremos reemplazar lo que se ha perdido, pero podemos hacer nuevas conexiones y nuevas relaciones significativas. La aceptación es, en última instancia, jugar la mano que se nos ha dado. Entonces va junto con la pérdida. Nunca nos gustará esta realidad ni estará bien, pero finalmente la aceptaremos. Aprendemos a vivir con ella. Es la nueva normalidad con la que debemos aprender a vivir.

Lidiando con festividades y ocasiones especiales

Las festividades son parte de los acontecimientos que compartimos entre nosotros, y generalmente representan el tiempo que pasamos con familiares y amigos. Pero dado que las festividades son para aquellos a quienes amamos más, ¿cómo puede alguien lidiar con ellas cuando un ser querido ha muerto? Para muchas personas, esta es la parte más difícil del duelo —un momento en el que extrañamos a nuestros seres queridos incluso más de lo habitual.

¿Cómo se puede celebrar la reunión cuando uno de nosotros se ha ido? Las festividades solo aumentan la pérdida. La tristeza se siente más triste y la soledad es más profunda. La necesidad de apoyo puede ser mayor durante las vacaciones. Pretender que no duele o que no es un momento difícil del año simplemente no es la verdad para usted. Usted puede y pasará por las festividades, y hay varias formas de incorporar a su ser querido y su pérdida.

Estos son algunos consejos útiles e información para lidiar con las festividades:

1. Día de la Madre y del Padre

El Día de la Madre y el Día del Padre a menudo se observan como un día de luto invisible mientras otras personas se apresuran, tratando de conseguir el regalo perfecto o asegurarse de que recuerden enviar una tarjeta a mamá y papá.

  • Encuentre maneras de honrar y recordar a su madre, padre o a ambos.
  • Piense en formas de honrar a su hijo o hija.
  • Encienda una vela.
  • Diga una plegaria.
  • Done tiempo o dinero en su nombre.
  • Haga algo que amaba hacer juntos ese día.
  • No es importante cómo recuerde —los honra por el hecho de que sí los recuerda.

2. Día de San Valentín

El día de San Valentín es cuando honramos a nuestro cónyuge, novia, novio o cualquier persona con la que estamos involucrados sentimentalmente. El pasado puede representar un hoyo en su corazón donde solía estar su ser querido.

  • Escriba una carta de amor.
  • Sonría por ellos.
  • Encienda una vela roja.
  • Cuéntele a alguien acerca de ellos.

3. Acción de Gracias, Navidad, Hanukkah, Año Nuevo, Cumpleaños y Aniversarios

Estos son los más grandes y usualmente más desafiantes de todos.

  • Tenga un Plan A/Plan B
    • Plan A: va a la cena de Acción de Gracias, Navidad o Nochebuena con familiares y amigos. Si no se siente bien, tenga listo su Plan B.
    • Plan B: alquile una película que les gustó mucho o busque en un álbum de fotos. Dé una caminata especial en la que ambos disfrutaron del paisaje. Muchas personas encuentran que simplemente tener un Plan B hace que el Plan A se sienta más fácil.
  • Otra alternativa es cancelar todas las festividades. Sí puede. Si está siguiendo la rutina y no siente nada, cancele las festividades y tómese un año sabático. Estas vendrán de nuevo.
  • Dele a la pérdida una voz y un lugar. Haga que todos compartan una historia en la mesa de la cena—tal vez una historia de Navidad o cumpleaños. No tiene que ser morbosa. Puede ser una anécdota divertida de su ser querido.

Las formas en que manejamos las festividades son tan individuales como lo somos nosotros. Lo que es de vital importancia es que permanezcamos presentes en la pérdida frente cualquier forma que las festividades tomen o no tomen. Estas festividades son una parte del camino que debe sentirse plenamente. Por lo general, son muy tristes, pero a veces nos damos cuenta de que estamos bien, e incluso podemos tener un breve momento de risa —permita que ocurra.

Reflexionando sobre nuestro duelo

A medida que reflexionamos sobre el dolor, nos damos cuenta de que el tiempo que nos tomamos tras una pérdida es importante tanto para el dolor como para la sanación. El duelo representa el final de una conexión que nunca olvidaremos. Es un tiempo de reflexión, dolor, desesperación, tragedia, esperanza, reajuste, nueva participación y sanación.

Cuando pensamos en el duelo, a menudo pensamos que preferiríamos evitarlo. Pero lo que realmente queremos evitar no es el duelo, sino el dolor que sentimos por la pérdida. Es posible que no nos demos cuenta de que el duelo es una herramienta necesaria y útil que se nos ha brindado para ayudarnos a sanar el dolor. Solo el duelo puede tomar un alma rota y devolverla a la vida —no la misma vida que antes, sino una nueva.

No acorte su duelo

Como la muerte es el gran nivelador—en nuestro duelo, estamos conectados con todos los que hemos perdido. Por mucho que tratemos de entender y empatizar con aquellos que han perdido a un ser querido, a menudo no tenemos idea de lo que pueden estar pasando hasta que tengamos nuestra propia experiencia personal con el duelo. Es parte de ser humanos. Muchos anhelan el día en que superen su duelo, como si fuera algo de lo que podamos recuperarnos. En realidad, no nos recuperamos. Nos afligimos por el resto de nuestras vidas cuando perdemos a un ser querido. En los próximos años, no duele menos, solo duele con menos frecuencia. Eventualmente tomamos ese dolor, lo rodeamos con amor y lo metemos en nuestros corazones.

Solo nuestras almas saben si nuestro duelo tiene lágrimas y, si es así, cuántas lágrimas tendremos que derramar. Realmente no importa si son unas pocas o un montón. Solo importa que si tiene 800 lágrimas para llorar, no se detenga en 600.

El proceso de duelo a menudo revela muchas cosas maravillosas. Todavía podemos estar en el comienzo de nuestro duelo y, sin embargo, se abre camino desde los sentimientos de anticipación de una pérdida hasta los nuevos comienzos de una vida plena. Se completa un ciclo intenso de agitación emocional.

La sanación no significa que olvidemos a nuestro ser querido, ni tampoco significa que no nos vuelva a visitar el duelo por la pérdida. La persona que amamos y perdimos siempre estará impresa en nuestra alma, y algún día llegaremos a un punto en el que podamos recordarla más con amor que con tristeza. Hasta entonces, esa persona permanece escondida en nuestros corazones.

Sobre el Autor

David Kessler es uno de los expertos más conocidos actualmente sobre duelo y pérdida, llegando a las personas a través de sus libros, incluyendo “On Grief and Grieving: Finding the Meaning of Grief through the Five Stages of Loss” ("Sobre el Duelo y el Dolor: Encontrar el Significado del Duelo a través de las Cinco Etapas de la Pérdida"), co-escrito con la legendaria Elisabeth Kübler-Ross. También fueron co-autores de, “Life Lessons: Two Experts on Death and Dying Teach us about the Mysteries of Life and Living” ("Lecciones de Vida: Dos Expertos sobre la Muerte y Morir nos Enseñan sobre los Misterios de la Vida y Vivir"). Su primer libro, “The Needs of the Dying: A Guide for Bringing Hope, Comfort and Love to Life’s Final Chapter” ("Las Necesidades de las Personas que Están Muriendo: Una Guía para Llevar la Esperanza, la Comodidad y el Amor al Capítulo Final de la Vida"), recibió elogios de la Madre Teresa.

Su trabajo ha sido discutido en LA Times, NY Times y ha aparecido en CNN, NBC, MSNBC, PBS, "Entertainment Tonight" y "Oprah's Friends" (“Los Amigos de Oprah”). Ha escrito para el Boston Globe, el LA Times y el SF Chronicle.