Cuando Muere un Cónyuge: Lidiar con la Pérdida de su Pareja

Por Ken Doka, Ph. D.

 

Así como cada matrimonio y relación es diferente, es probable que encuentre su propio conjunto único de reacciones y experiencias cuando muere un cónyuge o pareja. A menudo, la muerte de una esposa o un esposo cambia radicalmente el mundo que ha aprendido a comprender. Como dijo el escritor, Thomas Attig, tiene que "volver a aprender su mundo". Todo cambia, dormir, cocinar, comer e incluso ver televisión, ahora son muy diferentes una vez que el cónyuge muere. Las actividades o las tareas domésticas, una vez compartidas, ahora deben abordarse en solitario. Los eventos que tanto usted como su pareja anticiparon—graduaciones, el nacimiento de sus nietos y otras ocasiones especiales—ahora deben ser atendidos por su cuenta. El mundo se convierte en un lugar diferente y más solitario.

Este artículo puede ayudar. Aunque no puede cambiar la realidad de lo que puede estar enfrentando, con suerte le permitirá comprender las reacciones que está teniendo y ofrecerle un consejo sobre cómo puede enfrentar las reacciones inevitables que tiene y los cambios que ocurren. Al comprender su duelo, puede ser menos aterrador.

Qué esperar cuando está en duelo por su cónyuge

El duelo es la respuesta natural y normal a la pérdida. El duelo a menudo se piensa como emociones—soledad o tristeza. De hecho, el duelo es mucho más complejo. El duelo le afecta en todos los niveles—físico, emocional, cognitivo, social y espiritual. Influye en las formas en que piensa y en las formas en que se comporta.

El duelo puede hacerlo sentir mal. Puede tener una variedad de dolores—de cabeza, dolores de espalda, dolores musculares, dificultades digestivas o agotamiento. Si bien las reacciones físicas a la pérdida son comunes, es esencial que cuide su salud en el período posterior a la muerte de su cónyuge.

¿Cómo ha afectado la muerte a su propio estilo de vida y hábitos?

  • ¿Está comiendo y durmiendo bien?
  • ¿Está haciendo adecuado ejercicio?
  • ¿Está tomando medicamentos recetados de la manera adecuada?
  • ¿Está usando en exceso alguna prescripción o medicamento sin receta?
  • ¿El alcohol se ha convertido en una forma de lidiar con la pérdida?
  • ¿Está haciendo cosas para reducir el estrés? Para algunos, eso podría ser:
    • Escuchar música.
    • Hacer ejercicio.
    • Otras actividades placenteras.

Este es un momento estresante y vulnerable. En tiempos difíciles, un buen cuidado personal es crucial.

Si las reacciones físicas problemáticas continúan, haga que un médico las evalúe. Es importante informarle al médico sobre su pérdida reciente.

Naturalmente, las emociones son parte del duelo también.

Puede experimentar sentimientos a medida que lidia con la pérdida de su cónyuge. Algunos son claramente esperados. Es fácil entender la soledad, la nostalgia y la tristeza.

Enojo

Otros sentimientos pueden ser sorprendentes. Tal vez no esté preparado para el enojo que pueda sentir—sorprendido de que su temperamento parezca ser muy limitado. El enojo es una respuesta natural a la pérdida, un sentimiento que surge cuando alguien que alguna vez fue tan importante desaparece de su vida. Usted puede dirigir esa ira a:

  • Aquellos que siente que son responsables o que no lo apoyan.
  • Los más cercanos a usted.
  • La persona que murió.
  • Dios por permitir esa pérdida.

Si bien el enojo es una reacción normal cuando sufre, puede ser problemático si se convierte en culpa o en alejar a otros y, por lo tanto, lo priva de apoyo—separándose de aquellos que más necesita en su camino a través del duelo.

Culpa

Algunas veces el enojo puede dirigirse hacia adentro—hacia usted mismo. La culpa también es una respuesta común al duelo.

  • Puede sentirse culpable de haber tenido algún rol en la muerte. "Debería haberlo hecho ir al médico antes, perder peso o dejar de fumar".
  • En otras ocasiones, puede creer que podría haber hecho más en la relación.
  • Algunos pueden experimentar "la culpa del sobreviviente" de que todavía están vivos.
  • Incluso puede tener "culpabilidad moral", una sensación de que esta pérdida es un castigo por algo que haya hecho o dejado de hacer.
  • Incluso puede sentirse culpable de que le está yendo muy mal—o demasiado bien en su duelo.

No puede controlar estos sentimientos. La culpa no tiene que tener una base racional para ser vivida como real, pero a veces ayuda moverse fuera de uno mismo—para preguntarse si otros lo verán como culpable.

Celos, ansiedad y miedo

Puede sentir celos de otros que aún tienen a su cónyuge. Los celos no solo sorprenden sino que también molestan. En otras ocasiones, puede ser alcanzado por una gran ansiedad y miedo—preguntándose cómo va a sobrevivir solo.

Sentimientos más positivos

Algunos sentimientos pueden ser de carácter más positivo. Puede haber una sensación de alivio de que el sufrimiento de su cónyuge ha terminado o incluso de que sus responsabilidades de cuidado ya han terminado. Puede sentir una apreciación renovada del papel que desempeñó esa persona en su vida. Estas emociones también son normales; el resultado natural de la vida compartida.

No es inusual tener estas muchas, incluso conflictivas, emociones mientras sufre. Sin embargo, los sentimientos y las emociones son solo parte de la experiencia del duelo.

El duelo también influye en las formas en las que piensa.

Puede que le cueste enfocarse o concentrarse. Puede ser olvidadizo—como bajar las escaleras, por ejemplo, solo para olvidarse de la razón por la que baja. Puede pensar constantemente en su pérdida—repasando detalles dolorosos en su mente.

Tampoco es inusual tener experiencias que evoquen a su cónyuge. Los sueños, por ejemplo, no son poco comunes. Incluso puede escuchar una voz o sonido que le recuerde a su cónyuge.

Sus comportamientos también pueden ser diferentes.

  • Puede ser menos paciente o más propenso al enojo.
  • Puede ser más letárgico y apático.
  • Incluso puede alejarse—buscando mucho tiempo solo que no era típico de usted antes de la pérdida.
  • Puede que necesite tiempo para llorar o sorprenderse de que las lágrimas no lleguen.
  • Puede buscar constantemente la actividad y la compañía de otros como una forma de desviar su duelo.
  • Algunos pueden evitar recordatorios del cónyuge que murió. Simplemente puede ser muy doloroso ver fotografías o escuchar canciones que le recuerden a la persona.
  • Otros pueden buscar estos recordatorios y encontrar cómodos los recuerdos que evocan.

El duelo a menudo puede afectar espiritualmente.

Algunos pueden encontrar una gran fortaleza en las creencias. Lo sostienen mientras lucha con su pérdida y duelo. Es posible que su espiritualidad se profundice—asistir al lugar de adoración, rezar o leer las Escrituras—incluso con más frecuencia que en el pasado.

Otros pueden encontrar amenazada su espiritualidad. Usted puede luchar contra la ira de Dios y tener dudas sobre sus creencias anteriores. Puede estar confundido sobre por qué la persona sufrió y por qué usted también parece estar sufriendo tanto. Puede que le resulte difícil conectarse con sus creencias anteriores y encontrar poco consuelo en este momento en su fe.

Su duelo es único para usted.

Estas son todas las formas en que puede ir en su camino de duelo. Es importante recordar que no existe una manera única y correcta de vivir el duelo. Su experiencia de duelo es lo que es. Viene de lo que usted es.

No puede comparar sus pérdidas, reacciones o respuestas con los demás.

Las diferentes experiencias de duelo tienen poco que ver con lo mucho que amaba o le importaba su pareja. Todas y cada una de las relaciones son diferentes, por lo que tiene sentido que las experiencias de duelo también sean diferentes. Algunos, por ejemplo, viven el duelo como colores vivos. Sus emociones y otras reacciones serán abiertas, transparentes para el mundo. En otros, la experiencia del duelo será más moderada—más en tonos tenues, y los demás nunca verán el duelo que está viviendo.

Es importante recordar cuán individual es la experiencia del duelo.

Tantas veces como sufra, oirá a personas, a menudo bien intencionadas, que le dicen cómo debe estar sintiéndose o cómo debe reaccionar. Sin embargo, no hay una sola manera de estar en duelo, ni conjuntos de respuestas predecibles o etapas preestablecidas. Su camino a través del duelo será tan distinto y único como usted.

La experiencia del duelo es tan personal y distintiva porque cada pérdida es única.

  • Algunos han vivido una pérdida repentina—tal vez debido a un ataque al corazón, derrame cerebral, un accidente o algún otro evento externo.
  • Otros pueden tener un declive lento—viendo cómo su cónyuge casi se desvanece incluso cuando usted cuida a esa persona.
  • Algunos pueden enviudar al principio de las responsabilidades de la vida—como criar a los hijos solos.

Viudos y viudas jóvenes

Las viudas y los viudos jóvenes pueden enfrentar muchas complicaciones diferentes. La pérdida puede hacer añicos su mundo—uno rara vez considera la posibilidad de enviudar a una edad temprana. Además, su mundo social se ve muy afectado. Ahora está solo en un mundo lleno de pares. Sin embargo, es posible que pueda recurrir a ciertas fortalezas que ahora están disponibles. Es probable que su salud sea buena y su sistema de apoyo probablemente esté intacto.

Viudas y viudos mayores

Las viudas y los viudos mayores pueden enfrentar otras dificultades. Puede ver que está lidiando con pérdidas múltiples ya que aquellos que una vez brindaron apoyo ahora luchan con su propia salud. También puede estar lidiando con la muerte de un cónyuge en un momento en que trata con sus propias condiciones de salud. Puede ser más difícil vivir solo ahora que su cónyuge ya no está ahí. Sin embargo, los viudos y viudas mayores pueden sacar sus propias fortalezas. Las pérdidas anteriores en su propia vida pueden ayudarlo a saber más acerca de qué esperar en su camino de duelo. Además, muchos de sus amigos pueden compartir experiencias similares.

Los viudos mayores pueden tener sus propios problemas. Puede sentirse más aislado, especialmente si su cónyuge organizaba las actividades sociales. Nuevamente, dependiendo de los roles que desempeñaron usted y su cónyuge, puede ser más difícil negociar las tareas habituales de vivir solo.

Nunca formalmente casado

Otros pueden haber perdido parejas o amantes con los que nunca se casaron formalmente. Aquí es fácil que su duelo quede privado de sus derechos—es decir, que otros nunca se den cuenta de la intensidad de la relación o la seriedad del compromiso. Puede parecer que otros no respaldan su duelo, y siente que está en duelo solo mientras su pérdida no es reconocida.

Puede haber otros factores también. Cada relación es diferente. Las situaciones y circunstancias diferentes no hacen que una pérdida sea más fácil o más difícil. Ellas lo hacen diferente. Y usted también es diferente. Tiene su propia cultura, su propia espiritualidad, su propia personalidad y su propia situación social. Todos estos factores hacen que su duelo sea único.

La montaña rusa del duelo

La experiencia del duelo a menudo se puede describir como una montaña rusa—llena de arribas y abajos, altos y bajos. En algunos días, puede sentir que lo está haciendo bien, solo para sumergirse en un profundo sentimiento de dolor. Algunos de estos períodos bajos son predecibles—es posible que las festividades, los cumpleaños y los aniversarios sean difíciles. Otros pueden golpearlo por sorpresa.

Pena y triunfo

Margaret Stroebe y Hans Schut, 2 investigadores de los Países Bajos, describen el duelo como un "proceso dual"—lamentar una pérdida incluso cuando se adapta a una nueva vida. Por ejemplo, si bien puede estar sufriendo la soledad de la vida sin su cónyuge, también puede estar triunfando en el logro de un objetivo a largo plazo. Cuando está en duelo, se mueve de un lado a otro entre estas demandas duales del pasado y el presente, de la pérdida y la restauración.

No hay un calendario para el duelo.

Recuerde que construir una relación con su cónyuge llevó años. Puede haber comenzado como un encuentro amistoso, se convirtió en un noviazgo romántico y luego continuó cambiando y desarrollándose en los años de matrimonio. El duelo por la pérdida de esa relación lleva tiempo también.

No es exacto decir que el duelo de todos durará un año o incluso 2. Para la mayoría, con el tiempo, la montaña rusa comienza a disminuir—los días de inactividad son menos frecuentes, menos intensos y no suelen durar tanto tiempo. A medida que el duelo mengua, puede descubrir que sus niveles de energía y habilidades previas parecen regresar. El duelo se vuelve menos incapacitante. Sin embargo, incluso con el tiempo, puede tener oleadas de duelo, especialmente en momentos especiales, como festividades o aniversarios, o en eventos en los que la presencia de su cónyuge es profundamente extrañada.

Su camino de duelo

El poder del ritual

Al comenzar su camino del duelo, recuerde el poder del ritual.

El funeral de su cónyuge o el servicio conmemorativo

Los funerales pueden ser altamente terapéuticos por muchas razones. Son un "rito de paso"—una forma digna de que las personas pasen de la muerte a reunirse con el mundo de los vivos. Sin embargo, más que eso, los funerales juegan muchos roles para los sobrevivientes.

  • Proporcionan una sensación de estructura y apoyo en un momento altamente estresante.
  • Los funerales proporcionan un lugar seguro para la expresión física y emocional del duelo, porque el ritual contiene ese duelo y guía su expresión.
  • Ofrecen una oportunidad para que la familia, los amigos y la comunidad en general se unan en apoyo.
  • Los rituales funerarios provocan recuerdos que le ayudan a encontrar sentido en la vida que las personas en duelo recuerdan.
  • Los funerales le permiten recurrir a sus propias creencias espirituales para encontrar consuelo incluso en este momento difícil.

Hay cosas que puede hacer dentro del funeral que pueden ayudarlo en su camino de duelo. Los rituales funerarios son especialmente terapéuticos cuando son personales, y los cambios en la industria funeraria han permitido personalizar el servicio para honrar verdaderamente a su cónyuge. Su director de funeraria y el clero pueden ayudar a que el funeral sea más significativo.

  1. Hable con su director de funeraria sobre las formas de incorporar sus fotos familiares y los objetos favoritos de su cónyuge, equipos deportivos o pasatiempos. Esto puede ser muy eficaz para evocar memorias y recuerdos. Puede ser especialmente importante después de una larga enfermedad recordar las imágenes de la persona y las actividades compartidas antes de los efectos de deterioro de la enfermedad.
  2. Hable con su clero. Naturalmente, el clero y las comunidades de fe pueden diferir en qué oportunidades de participación existen y qué permiten dentro del servicio fúnebre.
    1. ¿Hay lecturas, poemas, música o himnos que tengan un significado especial?
    2. ¿Hay alguna oportunidad para que otros participen en las lecturas o la música?
    3. ¿Hay otros roles para familiares y amigos—quizás como portadores del féretro o urnas?
    4. ¿Hay una oportunidad para un elogio—para que un miembro de la familia o un amigo diga algunas palabras sobre el difunto?

Más allá del funeral

Incluso más allá del funeral puede haber oportunidades para rituales que conmemoran y recuerdan a su cónyuge.

  • Cada Día del Padre, por ejemplo, podría poner flores junto a la piedra conmemorativa de su marido.
  • O tenga un servicio conmemorativo o misa en el aniversario de la muerte o tal vez tome unos momentos en las festividades para crear un pequeño ritual de recuerdo. Por ejemplo, colgar un adorno conmemorativo en el árbol cada Navidad.

Rituales como estos pueden ofrecer un mensaje a sus hijos, familiares y amigos que es importante recordar y aceptable hablar de su cónyuge durante la temporada de festividades. También validan el duelo que puede ser intenso durante las festividades. En resumen, tanto el funeral como otros rituales pueden convertirse en poderosos ayudantes en su camino de duelo.

Las tareas del duelo

Si bien la experiencia de duelo de cada persona es diferente, el Dr. J. William Worden, un terapeuta de duelo, habla de tareas comunes o problemas que las personas deben abordar al lidiar con la pérdida. La palabra "tareas" es interesante. Al igual que con cualquier conjunto de tareas, algunas personas encuentran algunas tareas más fáciles que otras. Cada persona hace sus tareas a su manera, y las tareas del duelo también son así.

Participar en cualquier conjunto de tareas puede ser difícil y agotador. El duelo no es diferente. Así como necesita tiempo libre en cualquier trabajo, necesita un respiro de las tareas del duelo. No necesita sentirse culpable si hay ocasiones en que encuentra placer en una actividad o parece que se alejó de la pérdida. Estos momentos en los que está un poco alejado del duelo son tanto necesarios como naturales. Son parte del ciclo—la montaña rusa de altibajos—que es parte del duelo.

Reconociendo la realidad de perder a su esposo o esposa

Cuando su esposo o esposa muere, puede parecer un mal sueño. Puede que no desee o parezca no creerlo.

  • Parte de usted puede pensar que la persona está en el trabajo, en un viaje o tal vez de compras.
  • Cada vez que suena el teléfono o escucha pasos, puede pensar o desear que fuera esa persona.
  • Incluso puede encontrar que mientras ve la televisión, se dirige al lugar donde su cónyuge se sentaría—listo para comentar.
  • Sus rutinas pueden haber involucrado estar con la persona, dejarlo o recogerla de algún lugar.
  • Incluso cuando va de compras, puede tener en cuenta lo que le gusta a esa persona y lo que debe comprarle a la persona.

En resumen, cuando muere su cónyuge, cada aspecto de nuestra vida ahora se siente diferente.

Del shock a la realidad

Al principio, el impacto de la pérdida puede aislarlo de la nueva realidad de lo que sucedió y todavía está sucediendo. Pero lentamente esa realidad comienza a emerger—erosionando ese choque y negación inicial. El ritual funerario en sí es un recordatorio, una reafirmación de su pérdida, como lo son las tarjetas de condolencia y las llamadas de condolencias. Ese mismo ritual también puede ayudarlo a medida que habla sobre su pérdida y aflicción con los demás.

La mayoría de las personas, con el tiempo, reconocen la muerte. Gradualmente, ya no esperará que regrese su cónyuge. La realidad de la pérdida se filtra lentamente en su conciencia. Poco a poco sus comportamientos se ajustan a la nueva realidad. Ya no ve desde la televisión al lugar vacío. En la tienda, su mano ya no va al artículo que antes le pedían.

Explorando y expresando sus emociones

Como se dijo anteriormente, el duelo es a menudo un momento en el que puede luchar con muchas emociones difíciles y complicadas. A medida que disminuye el shock, puede experimentar muchas emociones distintas, como la soledad, la tristeza, la nostalgia, la culpa o el enojo. De hecho, como se discutió anteriormente, hay pocas emociones que no tenga como parte del duelo.

El primer paso para lidiar con sus sentimientos es reconocerlos.

Son una parte natural del proceso de duelo. Realmente no tiene control sobre esta experiencia de sentimientos. Reconocer sus sentimientos es el primer paso para lidiar con ellos.

Explore sus sentimientos

A menudo puede serle útil examinar sus emociones.

  • ¿Cuáles son las circunstancias y los tiempos que desencadenan estas emociones?
  • ¿Cómo está lidiando con estos sentimientos?

A veces puede descubrir que se está responsabilizando de cosas o eventos que simplemente no puede controlar. A veces, cuando realmente se examinan las emociones difíciles, se desvanecen como la niebla.

Explorando la culpa

Eso puede suceder a menudo con la culpa. A medida que explora sus sentimientos de culpa, puede reconocer que no es y no puede ser responsable. Por ejemplo, si su esposa murió de cáncer de pulmón, puede sentirse culpable al pensar: "Debería haberla hecho dejar de fumar". Pero, al examinarlo, recuerda las muchas formas en que intentó ayudarla a romper la adicción, y se da cuenta de que fumar era su elección.

La verdad es que no puede ver todas las consecuencias posibles, controlar todas las acciones o mantener relaciones perfectas. Mientras lucha con sus emociones, saca sus propias fortalezas espirituales. Aprende a perdonarse a si mismo.

Lidiar con las reacciones de duelo

Si bien no puede controlar lo que siente, puede controlar cómo lidia con sus reacciones de duelo. Existen formas constructivas y destructivas para lidiar con las emociones. Piense, por ejemplo, en el enojo.

Las formas constructivas para lidiar con el enojo pueden incluir:

  • Hacer ejercicio.
  • Golpear una almohada.
  • Gritarle una silla vacía.
  • Fantasear.
  • Dirigir su enojo para establecer un cambio.

Pero también hay formas destructivas de lidiar con el enojo que deben evitarse o minimizarse:

  • Arremeter contra los que lo rodean.
  • Alejar a los demás y limitar su apoyo.

A medida que explora sus emociones, pueden surgir 2 temas problemáticos.

  1. Ambivalencia.

Puede encontrarse angustiado por conflictos previos, puede estar herido por comentarios poco amables, preocupado por recuerdos desagradables o incluso arrepentido de oportunidades perdidas. Es natural que a veces tenga emociones o sentimientos encontrados hacia aquellos con quienes está más cerca. El examinar lo que extraña y no extraña acerca de su cónyuge, las cualidades que le gustaban y las que no le gustaban pueden ayudarlo a aceptar esa ambivalencia natural.

  1. Negocios inconclusos.

Puede arrepentirse de algo que hizo o dijo, o algo que no dijo o deshizo. Una vez que reconozca ese asunto pendiente, puede encontrar la forma de completar este acto inacabado. Algunos pueden compartir un comentario final con una silla vacía o junto a la tumba, otros pueden escribir una nota en un diario o una carta a su cónyuge fallecido, o completar un pequeño ritual.

Prepárese para los tiempos emocionalmente difíciles esperados

Sin lugar a dudas, los sentimientos pueden venir en momentos inesperados. Sin embargo, ciertos días, como días festivos, cumpleaños, ocasiones especiales como aniversarios o incluso el aniversario de la muerte, en general son difíciles. No necesita distraerse en estos momentos emocionalmente difíciles. Prepárate para ellos. Piense en dónde le gustaría estar, qué es lo que le gustaría estar haciendo y con quién le gustaría estar en estos días difíciles.

Busque ayuda

A veces, usted puede hacer esta exploración por su cuenta. Tomarse el tiempo para resolver sus sentimientos o escribir un diario sobre ellos puede ser útil. Otras veces puede ser útil examinar sus emociones con un amigo cercano o confidente, dentro de un grupo de apoyo, o quizás con un consejero o su clérigo.

Ajustándose a la nueva realidad de la vida sin su cónyuge

Cuando su cónyuge muere, su mundo cambia drásticamente. Estos cambios pueden ser profundos, y toda la estructura de la vida puede parecer diferente.

  • Todo parece cambiar a su paso.
  • Todos los días pueden reverberar con las diferencias.
  • Sus arreglos de vivienda o finanzas pueden tener que ser modificados.
  • Las relaciones con hijos u otros parientes, especialmente los suegros e incluso amigos, pueden cambiar.
  • Es posible que ahora necesite asumir nuevas responsabilidades y practicar nuevas habilidades. Por ejemplo, su cónyuge puede haber manejado todas sus finanzas y ahora debe asumir la responsabilidad.
  • Otros cambios pueden ser más sutiles. Comer una comida o ver televisión ahora ya no parece ser lo mismo.

Pérdidas secundarias y ganancias secundarias

La muerte de un cónyuge trae estas "pérdidas secundarias" u otras cosas que ahora deben cambiar después de la muerte de alguien importante. Puede haber "ganancias secundarias" también. Quizás incluso las crisis de la enfermedad fortalecieron los lazos con hijos o amigos. La muerte de un compañero o compañera puede haber cambiado su situación financiera—dejándolo con un seguro o herencia. Incluso los cambios positivos siguen siendo cambios. Tendrá que ajustarse a ellos también.

Nombre los cambios

Una de las tareas críticas del duelo, entonces, es adaptarse a una vida sin su cónyuge, una vida que ahora ha cambiado. Ayuda a nombrar esos cambios. Esto hace 2 cosas.

  1. Valida—recordándole las muchas formas en que la vida ha cambiado.
  2. Le permite resolver problemas—averiguar qué puede controlar y qué cambios tiene que aceptar.

Por ejemplo, en muchos casos, la muerte de un cónyuge puede tener un impacto negativo en sus amistades. Si sus amigos y amigas dejan de llamarlo, quizás tal vez no estén seguros de qué decir, asegúrese de hablar con ellos acerca de sus inquietudes. Ya sea que escuchen sus preocupaciones y trabajen a través de su propia incomodidad, que encuentren el camino de regreso a su vida, o no—usted ha ganado un cierto sentido de control.

Es posible que necesite hacer un inventario.

  • ¿Qué ha cambiado en su vida?
  • ¿Cuál de estos cambios está causando la mayor cantidad de dificultades?
  • ¿Qué puede hacer con ellos?

Estas preguntas le permiten evaluar las situaciones, tiempos y eventos que le resultan más difíciles. Solo entonces podrá decidir cómo adaptarse a estos cambios de la mejor manera para usted. Tal vez usted y su cónyuge tenían una noche cada semana que reservaron como "tiempo juntos". Es posible que ahora deba completar esa noche con actividades para aliviar el dolor de su pérdida.

Evalúe sus propias fortalezas y debilidades.

  • ¿Cómo se ha adaptado al cambio y a la pérdida en el pasado?
  • ¿Qué hizo bien?
  • ¿Cuáles son algunas de las formas problemáticas en las que se ha enfrentado en el pasado que quizás quiera evitar ahora?
  • ¿Con quién puede contar para ayudarlo?

Cuídese.

Finalmente, reconozca que estos cambios agregan estrés a su vida. Cuidarse bien, obtener suficientes alimentos nutritivos, dormir lo suficiente y hacer suficiente ejercicio, así como también hacer todo lo posible para controlar el estrés, lo prepara para enfrentar con mayor efectividad un mundo ahora cambiado.

No cambie demasiado rápido

Debido a que está bajo una gran cantidad de estrés cuando su cónyuge muere, administre estos cambios. Lo primero es tener cuidado de cambiar demasiado, demasiado rápido.

  • En el momento inmediatamente posterior a una pérdida importante, es posible que no esté pensando claramente.
  • Además, un cambio demasiado rápido puede agregar más estrés en un momento ya estresante.
  • Además, un cambio radical, como dejar el trabajo o reubicarse, puede alejarlo de importantes fuentes de apoyo cuando más lo necesita.

Esto es cierto incluso cuando está decidiendo qué hacer con los artículos personales de su cónyuge. Algunos pueden darle consejos de gran significado para simplemente eliminarlos por completo. Incluso pueden ofrecer ayuda. Esto es parte de la individualidad del duelo.

  • Algunos pueden ver esas posesiones demasiado dolorosas como para conservarlas.
  • Otros pueden encontrarlos reconfortantes.
  • Algunos pueden desear guardar artículos que tengan un significado particular.
  • Otros cuidadosamente elegirán quién debiera obtener estos legados tan personales.

El punto es decidir qué hacer con estos elementos cuando esté listo y hacerlo a su manera.

Algunos cambios son inevitables o superan las desventajas.

No es de extrañar que muchos consejeros dicen que, cuando sea posible, intente evitar cambios significativos durante 6 meses a un año después de una pérdida importante. Sin embargo, algunos cambios son, después de todo, inevitables. Por ejemplo, es posible que deba buscar un empleo de tiempo completo después de la muerte de su cónyuge.

Otras veces, las ventajas de un cambio pueden superar las desventajas. Por ejemplo, mudarse puede brindarle más apoyo en lugar de menos.

A veces, hay soluciones provisionales o parciales que pueden ofrecer tiempo para una consideración más seria. Por ejemplo, si ahora se siente insatisfecho en el trabajo, en lugar de jubilarse o renunciar, considere tomarse un permiso de ausencia temporal, lo que le da tiempo para tomar una decisión completa.

Recordando a su cónyuge

El final del duelo no es el final de la memoria. Palabras como el cierre realmente tienen poca importancia en el duelo. Incluso en la muerte, continúa un vínculo con su cónyuge. Ese vínculo continúa de muchas maneras—en los recuerdos, en los legados que quedan, en las conexiones y experiencias espirituales que tiene.

Los recuerdos son naturales, incluso inevitables. Piense con qué frecuencia una vista o un lugar, incluso un sabor o un olor, evocan un recuerdo olvidado hace tiempo. No puede controlar lo que recuerda ni lo que siente. De hecho, a medida que el dolor de su pérdida disminuye, sus recuerdos se vuelven más vívidos. Una de las primeras señales de que le está yendo bien es que ahora puede recordar y reírse de historias que antes eran demasiado dolorosas.

Los recuerdos también son a menudo reconfortantes. Nos recuerdan a la persona que murió—acercando al individuo, aunque sea fugazmente. También lo conectan con otras personas que están viviendo. Compartir recuerdos de su cónyuge con sus hijos, por ejemplo, puede permitirles ver otros lados de la persona y alentar a sus hijos a compartir sus propias historias. Incluso las historias divertidas y entretenidas tienen su rol. Proporcionan un respiro a su dolor. Además, le recuerdan las alegrías evidentes en las relaciones. Son los fuegos de casa que calientan el frío de la pérdida.

Recuerdos dolorosos

Los recuerdos, sin embargo, pueden ser una espada de doble filo. Algunos recuerdos pueden ser dolorosos—recordándonos tiempos difíciles o problemáticos o relaciones difíciles. Entonces, también, podemos obsesionarnos con ciertos recuerdos, revisar una y otra vez, acciones o palabras que lamentamos u otras acciones o palabras que deseamos haber hecho o dicho. Sin embargo, estos recuerdos dolorosos también necesitan ser confrontados. Solo cuando los exploremos completamente podremos comprenderlos verdaderamente y encontrar formas de dejar ir estos recuerdos problemáticos.

Un vínculo continuo con su esposa o esposo

Hay otras formas de continuar ese vínculo con su cónyuge fallecido. Puede haber legados. Es posible que desee conservar un recuerdo de algo que fue importante para ellos—una lista, una nota de amor, etc.

Las experiencias que pueda tener, como los sueños, o sentir la presencia de alguien, así como sus creencias espirituales, son otras formas en que puede mantener ese vínculo continuo con la persona que murió.

Puede haber formas especiales en las que desee evocar recuerdos. Visitar el cementerio, participar en rituales y recuerdos familiares privados u ofrecer una contribución en memoria de la persona, son formas en que ayuda a mantener ese vínculo.

Reconstruyendo la fe

A veces, una pérdida hará añicos sus suposiciones sobre el mundo o sus creencias—por muy profundas que sean. Otras pueden solidificarlos.

Cuando sus creencias se rompen

Puede que le cueste creer que haya algún significado para el universo o cualquier punto de la vida. Las circunstancias de la muerte o la extensión del sufrimiento pueden hacer que sea difícil creer en un Dios benevolente. Puede sentirse solo y abandonado. Su fe puede parecer poco confortante.

Comparta sus batallas

Una de las tareas del duelo, entonces, es reconstruir la fe o las filosofías que han sido desafiadas por nuestra pérdida. Uno de los mayores errores que puede cometer durante este período es aislarse de sus creencias. En lugar de ello, debe compartir sus batallas dentro de su comunidad de fe.

Este es un momento para identificar a aquellos dentro de sus comunidades de fe que puedan compartir con usted, que se sienten cómodos al escuchar sus conflictos y compartir los suyos. A veces puede que tenga que ver mucho para buscar y encontrar a esas personas. Si su propio ministro no parece relacionarse o no está dispuesto a discutir sus problemas de dudas o incredulidad, quizás podría tratar de hablar con el ministro de un miembro de la familia.

Disciplinas espirituales

Mantenga su propia disciplina espiritual, sea la que sea. La oración, la meditación, el ritual y las lecturas son formas de conectarse con las tradiciones de fe. Cada tradición espiritual y cada filosofía se ha encontrado con la muerte y la pérdida. Cada uno tiene escritos que hablan de ese encuentro.

Explore las batallas de los demás

Finalmente, puede encontrar valor en la lectura de las batallas espirituales de los demás. “Where is God when you really need him—a door slammed in your face?” ("¿Dónde está Dios cuando realmente lo necesita —una puerta cerrada en su cara?") Estas palabras desanimadas fueron escritas por nada menos que el autor CS Lewis. Lewis escribe sobre sus luchas de fe cuando su esposa murió en “A Grief Observed” ("Un Duelo Observado"). Lewis mismo era un hombre profundamente religioso. Gran parte de su escritura refleja su fe permanente. Sin embargo, cuando su querida esposa se estaba muriendo, incluso Lewis se sintió abandonado.

Sus escritos no solo recuerdan que esos momentos son valles naturales y normales en el camino de la fe y el duelo, sino que ofrecen una visión y sugerencias sobre cómo enfrentarlo mejor. Y ofrecen esperanza. CS Lewis, después de un tiempo, su espíritu ahora restaurado, pudo admitir que su propia necesidad frenética había cerrado la puerta.

¿Puede sentirse demasiado bien?

A veces puede preguntarse si se está sintiendo demasiado bien después de una pérdida. Algunas personas son muy resistentes después de una muerte—incluso la muerte de un cónyuge. Tales personas tienen relativamente pocas manifestaciones de dolor y tienen la capacidad de funcionar bien incluso después de una pérdida.

Las personas resilientes en duelo a menudo comparten ciertas características.

  • Las personas en duelo resilientes tenían menos pérdidas en el momento de la muerte de su cónyuge, es decir, las muertes no se acumulaban entre sí.
  • Estas personas resilientes informaron tener pocos problemas o factores estresantes anteriores y tuvieron un buen apoyo social.
  • Tenían una fuerte espiritualidad intrínseca que les brindaba consuelo y apoyo.
  • Solían tener tiempo para prepararse para la muerte y tuvieron la oportunidad de decir "adiós".
  • Las muertes sufridas no se percibieron como "prevenibles"—es decir, vieron muy poco que podrían haber hecho para evitar la pérdida.
  • Las personas en duelo resilientes también tendían a tener una mentalidad optimista—la creencia de que algo bueno podría provenir incluso de los peores eventos.

La conclusión a extraer aquí es que no necesita preocuparse si se está sintiendo mejor de lo que cree que debería estarse sintiendo. Puede sentirse reconfortado por las maneras positivas en que está lidiando con sus pérdidas. Su conducta simplemente reafirma que la pérdida afecta a cada persona de manera diferente.

Duelo y otros

Al lidiar con su propio duelo, tenga en cuenta que los que lo rodean, como sus hijos e hijas, también están sufriendo. Recuerde que incluso cuando los cuida, es fundamental que se cuide a sí mismo. De hecho, qué tan bien maneje su duelo jugará un papel importante en la forma en que sus hijos e hijas, especialmente los más pequeños, se adaptan a la pérdida. Recuerde, también, que todos están en duelo a su manera individual.

Nuevas relaciones

Con el tiempo, puede estar abierto a desarrollar nuevas relaciones. Inmediatamente después de una pérdida puede ser especialmente necesitado y vulnerable, por lo que es fundamental tener cuidado. Recuerde también que sus hijos e hijas pueden estar en diferentes lugares en su propio duelo, por lo que de forma gradual y tranquilizadora introduzca cualquier relación nueva.

Relaciones existentes

Cada vez que su cónyuge muere, altera una serie de relaciones.

  • Sus relaciones con sus hijos e hijas ahora serán diferentes, ya que es posible que tenga que asumir nuevos roles en sus vidas—en efecto, ser madre y padre.
  • Las relaciones con otros parientes, parientes políticos, incluso amigos pueden cambiar como resultado de la muerte.
  • Algunas relaciones pueden acercarse mientras que otras se separan.
  • En un momento en que puede estar emocionalmente necesitado, puede volverse impaciente con viejos amigos. Puede querer o necesitar más de lo que son capaces de dar. Debe hablar y escuchar mientras comparte su necesidad de apoyo. De nuevo, debe tener cuidado para no alejarse de aquellos que realmente se preocupan por usted.

Lidiando con comentarios negativos

Sea paciente con los demás. A veces, otros pueden hacer comentarios que pueden no ser útiles. "Eres joven—puedes casarte de nuevo". "Es una bendición para ti que haya muerto". No tenías vida cuidando de él".

Erin Linn, una madre en duelo, escribió un maravilloso libro titulado “I Know Just How You Feel: Avoiding the Clichés of Grief” ("Sé Exactamente Cómo te Sientes: Evitando los Clichés del Duelo"). Ella sabiamente sugiere hacerse 3 preguntas cuando tales comentarios irreflexivos le molesten.

  1. "¿Por qué duele?" Casi siempre la respuesta es que tales comentarios invalidan su duelo.
  2. "¿Por qué la persona lo dijo?" Por más descuidado que sea el comentario, la mayoría de las veces, la otra persona simplemente no sabe qué decir. Esta pregunta le permite reconocer que, por muy torpe que le parezca, el comentario estaba destinado a ayudar.
  3. "¿Qué debería haber dicho?" Por ejemplo, la respuesta a "Eres joven—puedes volver a casarte" puede ser algo así como: "No sé lo que el futuro podría deparar, en este momento estoy en un duelo profundo por mi esposo". Si bien puede ser demasiado tarde para responder al comentario, una respuesta de este tipo prepara y le da poder para el futuro.

Duelo y trabajo

Es posible que algunos cónyuges en duelo necesiten reanudar el trabajo poco después del funeral por diversas razones. Es difícil llorar en el ambiente de trabajo. El mundo del trabajo está estructurado—lleno de responsabilidades y expectativas. Se tienen poco en cuenta las dificultades a las que se puede enfrentar a medida que lidia con su duelo. Sin embargo, el duelo es un proceso, una montaña rusa de experiencias y reacciones. Hay días en los que funciona bien y otros en los que es difícil lidiar con ello.

Ayuda aceptar su propio duelo.

No puede simplemente apagarlo cuando vaya a trabajar. Reconozca que algunos días pueden ser más difíciles que otros. Sea Flexible. Cuando tenga un día difícil, es posible que no pueda lograr todo lo que desea. Reconozca que otros días serán más productivos. Sea amable consigo mismo.

Sea amable con los demás también. Otros pueden no saber qué decir. Ayuda si tiene claro su pérdida. Comparta su duelo con aquellos que ofrecen apoyo. Los compañeros de trabajo, incluso los supervisores, pueden necesitar orientación sobre la mejor forma de ayudar. Utilice los recursos que el trabajo puede ofrecer. Los programas de Recursos Humanos o Asistencia al Empleado pueden ofrecer información, apoyo, asesoramiento, asistencia y referencias.

Obteniendo ayuda

Cuando esté en duelo, no tiene que estar en duelo solo o sola. Hay muchos recursos para ayudarlo mientras está en duelo.

Libros

Por ejemplo, desde los últimos años, hay numerosos libros de autoayuda sobre pérdida y duelo.

  • "Widow" (“Viudo(a)”) de Lynne Caine
  • “How to Go on Living When Someone You Love Dies” ("Cómo Seguir Viviendo Cuando Alguien que Ama Muere") de Therese A. Rando
  • Algunas son anécdotas en primera persona, otras son escritas por psicólogos y consejeros.

Los libros pueden asegurarle que sus reacciones son naturales y pueden ofrecer sugerencias para enfrentar y mantener la esperanza.

Grupos de apoyo

Los grupos de apoyo son otro recurso que ofrece mucho. Los grupos de apoyo pueden ofrecer validación. El duelo puede ser tan aislado. Los grupos de apoyo ofrecen un lugar para resolver todas estas reacciones, para reconocer que son parte del camino del duelo. Por ejemplo, es fácil sentirse aislado y solo cuando sufre. Incluso puede preguntarse: "¿Me estoy volviendo loco?" Los grupos de apoyo reafirman que no se está volviendo loco —simplemente está en duelo.

En grupos de apoyo, usted está con otras personas que han sufrido una pérdida similar. Los grupos de apoyo ofrecen sugerencias para hacer frente a todas las dificultades diarias del duelo. A medida que escuche las historias de cómo otros enfrentaron un problema en particular, es posible que encuentre una solución que pudiera funcionar mejor para usted. A veces, estos problemas pueden ser muy mundanos, pero compartirlos con otros puede ser un alivio y dar soluciones.

Los grupos de apoyo también pueden ser:

  • Un respiro. Para muchos, el grupo de apoyo puede ser una tarde o noche alejado—un descanso en la soledad y el aburrimiento que también puede ser parte del duelo.
  • Abogados—cambiando leyes, desafiando las convenciones sociales. Piense, por ejemplo, cómo Mothers Against Drunk Driving (MADD) (Madres en Contra de Conducir Ebrio) reformó radicalmente las formas en las que el sistema de justicia considera conducir intoxicado.
  • Proveedores de esperanza. En medio de su propio duelo, proporcionan modelos que reafirman que uno puede sobrevivir a la pérdida.
  • Una manera de ayudarse a si mismo. Al ayudar a los demás—unos a otros—se ayuda a si mismo. Puede, incluso en medio del duelo, encontrar nueva empatía, nuevos entendimientos, incluso nuevos amigos y fuerzas renovadas.

Consejería

La consejería es otra fuente de ayuda. Buscar consejería no es un signo de debilidad. Más bien es un signo de crecimiento—la madurez para utilizar todos los recursos que necesita a medida que se adapta a su pérdida. Al igual que los grupos de apoyo, la consejería también puede ofrecer una validación de su duelo, sugerencias para hacer frente a diversos problemas, apoyo y esperanza.

La consejería puede ser especialmente útil en una serie de circunstancias—particularmente cuando sus necesidades pueden ser tales que requiera una atención y asistencia más personal de la que podría estar disponible dentro de un grupo.

Lo mejor es buscar asistencia profesional si usted:

  • Es autodestructivo o destructivo de otros.
  • Está lidiando con el uso de drogas o alcohol.
  • No funciona en roles críticos en el trabajo y el hogar.

A menudo, su funeraria o centro de cuidados paliativos locales tendrá información sobre grupos de autoayuda y consejeros de duelo locales. Además, la Asociación para la Educación y Asesoramiento sobre la Muerte también puede proporcionar los nombres de consejeros de duelo certificados dentro de su área.

Al igual que con otros profesionales, es posible que deba probar con algunos grupos o consejeros para encontrar el recurso con el que se sienta más cómodo y el que satisfaga sus necesidades.

Encontrando vida de nuevo

Si bien la pérdida de un cónyuge es una experiencia extraordinariamente difícil, es importante reafirmar que se puede encontrar la vida—una vida cambiada, pero una vida, sin embargo— más allá de esa pérdida. La Dra. Catherine Sanders, una psicóloga y viuda que estudió el duelo conyugal, sugirió tres preguntas que pueden guiarlo en ese camino.

1. ¿Qué quiere llevar de su vida anterior a su nueva vida?

Tal vez haya recuerdos que desee conservar o incluso objetos que le recuerden a la persona que murió. Es posible que desee recapturar la alegría y la confianza que alguna vez tuvo. Quizás haya relaciones que quiera preservar y continuar.

2. ¿Qué quiere dejar atrás?

A medida que se adapta a una vida cambiada, puede haber piezas que no desea llevar. Estos pueden ser sentimientos como el enojo o la culpabilidad de que todavía batalla en su camino a través del duelo. Tal vez haya recuerdos o imágenes que aún debe explorar y dejar ir. Puede haber relaciones que ya no parecen significativas o constructivas.

3. ¿Qué necesita agregar?

A medida que se mueve a una nueva vida, es posible que necesite desarrollar diferentes habilidades que ahora necesitará para sobrevivir solo. Es posible que necesite desarrollar nuevas relaciones, intereses o apoyo.

Sobreviva y prospere

Incluso en la pérdida, Sanders enfatizó que hay opciones. Pero, en última instancia, la elección es si elegirá sobrevivir, quizás incluso, por más difícil que parezca ahora, prosperar en esta vida ahora cambiada.

Sobre el Autor

El Dr. Kenneth J. Doka es profesor de gerontología en la Escuela de Graduados de La Universidad de New Rochelle y consultor principal de la Hospice Foundation of America (Fundación de Hospicios de América). Autor prolífico, el Dr. Doka ha escrito 24 libros, publicado más de 100 artículos y capítulos de libros y es editor de una revista y un boletín sobre los temas del duelo y la muerte.

El Dr. Doka fue elegido presidente de la Asociación para la Educación y Asesoramiento sobre la Muerte en 1993. En 1995 fue elegido miembro de la junta directiva del Grupo Internacional de Trabajo sobre Morir, Muerte y Duelo y se desempeñó como presidente entre 1997 y 1999. La Asociación para la Educación y Asesoramiento sobre la Muerte le otorgó un premio por Contribuciones Destacadas en el Campo de la Educación de la Muerte en 1998. En 2000, Scott y White le otorgaron un premio por Contribuciones Sobresalientes a Tanatología y Hospicio. Su Alma Mater, la Universidad de Concordia, le otorgó su primer Premio de Alumno Distinguido. En 2006, el Dr. Doka fue reconocido como Consejero de Salud Mental bajo la primera licencia de asesores del estado de Nueva York.

El Dr. Doka ha realizado conferencias clave en Norteamérica, Europa, Asia, Australia y Nueva Zelanda. Participa en la teleconferencia anual de la Fundación de Hospicios de América y ha aparecido en CNN y Nightline. Además, se ha desempeñado como consultor de organizaciones de servicios médicos, de enfermería, servicios funerarios y de cuidados paliativos, así como empresas y agencias de servicios educativos y sociales. El Dr. Doka es un ministro luterano ordenado.